Comercio nuevas tecnologías » Internet » Noticias de última hora » Redes sociales

¿Stopping Online Piracy Act: será bloqueada internet en EE UU?

Noviembre 17, 2011

¿Qué pasaría si de la noche a la mañana muchas direcciones electrónicas de sitios web (IP) quedaran inaccesibles en EE UU? ¿Pudieran surgir las listas negras de directorios webs? ¿Se necesitarán visados para entrar vía online al mercado de contenidos en EE UU?

Al parecer estas preguntan resultarán algo estúpidas si miramos internet como hasta ahora lo hemos hecho, desde la libertad de circulación de contenido y sin que existan barreras tecnológicas que impidan ofrecer servicios a cualquier IP del mundo; pero esta realidad pudiera cambiar y para que sea posible, sólo basta que el Congreso de EE UU apruebe la controvertida ley Stopping Online Piracy Act (SOPA) para que la realidad virtual comience a cambiar.

En teoría, este nuevo proyecto de ley conocido como SOPA (y también se le dice Protect IP Act o E-Parasite Ac) lo que hace es proponerle a la administración norteamericana aprobar un marco legal en el que se pueda bloquear en internet, y sólo dentro del territorio de EE UU, las direcciones IP de aquellos sitios de internet que se consideran violadores del derecho a la propiedad intelectual y que distribuyen contenidos que están protegidos por derechos de autor.

Evidentemente, detrás de esta ley hay un fuerte lobby de la industria cultural, fundamentalmente de las disqueras, las cinematográficas y las literarias (aunque las menos porque son las que mejor se van adaptando al cambio tecnológico), las cuales tratan de exprimir sus ganancias al máximo y, en el buen nombre de la propiedad intelectual, intentan probar la capacidad de aguante de la comunidad de internautas de este nuevo mundo virtual.

Y nosotros, ¿nos quedamos de brazos cruzados? Por suerte, gracias a la existencia otros intereses que tienen también un gran peso dentro de la industria del contenido online, se ha creado otro frente que ya está haciendo valer su voz dentro y fuera de la red. En esta oportunidad podemos apreciar que, contrarios a los de la producción de contenido, las otras fuerzas (del bien) lideradas por Google, Facebook, Yahoo, eBay, Twitter, LinkedIn, Mozilla y Zynga, entre otros, han creado su propia contrapartida a este proyecto de ley, el cual se puede interpretar mediante la Carta abierta que han publicado ellos mismos en la misma red.

Pero esta historia no ha quedado ahí, en estos momentos existen otras organizaciones y grupos defensores de la libertad de circulación de datos por internet, que han escrito sus propias cartas abiertas y que se están manifestando abiertamente en contra del debate y la aprobación de esta ley que, de ser aprobada, bloqueará tanto a sitios domésticos, personales o empresariales (que estén dentro o fuera de EE UU) y que pudieran ser sospechosos de difundir música, literatura, cine y programas de televisión, entre otros contenidos, sin licencia comercial.

Bajo esta nueva concepción del proyecto de ley SOPA, se obligaría a los proveedores de contenido online bloquear a las páginas webs infractoras, así como se crearía una supuesta base de datos Federal que obligaría a estos suministradores excluir de sus servicios las direcciones IP de dichas webs (lista negra de dominios); en otras palabras, Google tendría que revisar su política (y algoritmos) de sus resultados de búsquedas, Facebook tendría que revisar qué contenido, sobre todo links (enlaces), se publican en los muros de los usuarios y, hasta la propia PayPal, tendría que reestructurar su servicios de pagos y transferencia de dinero. En esencia, un verdadero marrón virtual.

 En fin, que la polémica está abierta y las partes a favor (con sus argumentos, unas veces desfasados en el tiempo) y las que están en contra (en la que me diluyo dentro de esa gran marea que pide un internet libre) ya han comenzado su guerra, tanto real como virtual como real, para movilizar opiniones. Entre los grupos que se oponen quiero citar a European Digital Rights, Free Software Foundation, Quadrature du Net, Open Rights Group y Reporteros sin Fronteras y muchos más, todos ellos con su documento de protesta. ¿Y tú, dónde te ubicarías? Únete a la cusa del no.

.


By