¿Ha llegado la hora de la nueva burbuja tecnológica?

Desde hace un tiempo se ha venido hablando acerca de un aumento considerable de las inversiones y los valores en bolsa de algunas empresas tecnológicas, como podría ser el caso de Google Inc. (1,015), Apple Inc. (529.88), Facebook Inc. (50.23), Amazon.com Inc. (358.16), Yahoo! Inc. (32.35), Intel Corporation (24.36) e incluso la venidera Twitter Inc. que muy pronto aterrizará en Wall Street.

Lo cierto es que existen muchos temores de que se repita la misma historia del 2000, cuando la primera burbuja tecnológica estalló y dejó en la quiebra a muchas empresas e inversores del m omento.

Ahora, a este análisis se suman dos grandes diarios, The Wall Street Journal y The New York Times, los cuales han publicado por separado dos artículos, Silicon Valley: Feel the Froth y Disruptions: Are Eager Investors Overvaluing Tech Start-Ups?, en los que se examinan los nuevos escenarios en los que se están  moviendo las empresas tecnológicas y sus respectivos inversores.

El artículo del Wall Street Journal llama la atención sobre la inmediata salida a cotización en bolsa de la compañía Twitter, la cual se plantea un valor inicial de 11 mil millones de dólares; sin embargo, de momento no se prevé obtener ganancia alguna, por lo menos de manera inmediata.

Llaman la atención además otras compañías que no ofrecen resultados concretos, como sería el caso de Pinterest Inc. o Snapchat Inc., las cuales se están cotizando a precios algo elevados en comparación con los resultados financieros que podrían obtener: de momento, todo su valor se centra en el número de usuarios registrados, la nueva moneda de la red, y unas ganancias futuras que estarían aún por llegar.

Según estos diarios, actualmente se está planteando un nuevo escenario que hasta cierto punto repite los mismos signos de euforia que se vivieron unos años antes de que estallara la burbuja tecnológica del 2000. Silicon Valley y sus áreas cercanas se han convertido en fuentes de atracción de inversores en el segmento de las ventas y alquileres de vivienda, más allá del valor mismo de las empresas tecnológicas.

Por ejemplo, los precios de las viviendas en San Francisco y condados han aumentado cerca del 15 por ciento en el último año, a la vez que el precio de los alquileres de oficinas en el mismo San Francisco y su zona más codiciada, Silicon Valley, ha aumentado un 28 por ciento en comparación con el año 2008.

¿Ha llegado la hora de una nueva burbuja tecnológica? Según estos diarios, que citan a su vez a “veteranos de la tecnología y las finanzas”, el nuevo escenario es diferente, ya que en estos momentos las empresas han madurado y sus respectivos equipos de dirección tienen más experiencia, por lo menos dentro de su sector de negocios.

Sin embargo, se llama a atención acerca de ciertos factores externos, quizá algo tóxicos, que han acelerado las inversiones y los valores en bolsa de estas compañías tecnológicas: “las grandes empresas apenas están creciendo, las tasas de interés se mantienen cerca de cero por ciento”, además de haber aumentado el celo por las “nuevas oportunidades de inversión en empresas con potencial de alto crecimiento”.

Un punto a favor de la teoría de la estabilidad en el sector financiero habla de la estabilidad de ingresos de las grandes tecnológicas, un detalle que quizás difiera del escenario de 2000 cuando las ganancias de estas empresas era más inestable.

«La gran diferencia ahora, es que las empresas como LinkedIn, Twitter y Facebook han demostrado su capacidad para generar ventas, y con la excepción de Twitter, de generar beneficios», cita el Wall Street Journal.

Otro detalle importante a tener en cuenta está relacionado con la tendencia de los inversores de separar a las nuevas empresas de aquellas grandes empresas tecnológicas que ya tienen un comercio consolidado.

Lo cierto es que el nuevo escenario de inversiones en el que se están moviendo las empresas tecnológicas es más maduro que el que existía en el año 2000, época en la que internet comenzaba a dar sus primeros pasos. De momento, aunque existe cierta euforia en este sector del mercado de las nuevas tecnologías, la misma se sostiene sobre ciertos resultados en sus ingresos.

Habrá que observar en lo adelante, cómo se comportan estas compañías estadounidenses de cara a la competencia extranjera, evaluar cómo será que la compañía Apple responda a los desafíos de una gran empresa como Samsung Mobile, o cómo será que Microsoft Corporation gestionará su nueva división de dispositivos móviles recién comprada a Nokia Corporation.

¿Podrá Yahoo! reorganizar su modo de atención a los usuarios, convirtiéndose otra vez en una compañía puntera dentro del segmento de los servicios de internet? ¿Podrá Facebook consolidarse dentro del mercado del marketing online, fundamentalmente en el nicho de la telefonía móvil, y comenzar a obtener grandes beneficios? ¿Podrá una compañía como Intel redireccionar sus inversiones hacia el mundo de los procesadores de dispositivos móviles?

En fin, hay muchas dudas y un escenario futuro en el que lo que sí está claro es que habrá una fuerte competencia y mucha presión por el liderato del mercado, donde el segmento de la telefonía móvil y los servicios de internet, incluidos los de streaming y almacenamiento en nube, serán los protagonistas; y donde además, las empresas extranjeras, sobre todo las asiáticas (Corea del Sur y China), tendrán un papel más decisivo.

.

.

Deja una respuesta