Internet » Noticias de última hora » Seguridad informática » Software

Google es acusado de espiar los usuarios del navegador Safari

febrero 18, 2012

La compañía Google Inc. ha sido acusada en un artículo publicado en el diario The Wall Street Journal de espiar a los usuarios de internet que utilizan el navegador safari de Apple. Según este diario, Google Inc. y otras empresas de publicidad habrían utilizado códigos especiales de programación (cookies) ocultos en el navegador safari de Apple, para monitorear y registrar los hábitos de navegación de dichos usuarios.

Tal y como informó este diario, fue precisamente un investigador de la Universidad de Stanford, Jonathan Mayer, el que descubrió esta invasión de seguridad cometida por Google; infracción que fue confirmada por un ingeniero independiente para el propio periódico. Como elemento demostrativo a esta noticia, el artículo publicado el pasado viernes ha publicado también las líneas de código de programación utilizado por Google así como el proceso para su instalación en el navegador.

Pero al parecer Google no es la única empresa que se ha visto envuelta en este escándalo de espionaje, tal y como publicara hoy el diario Le Monde en referencia a esta noticia del Wall Street Journal, otros medios de comunicación como Vibrant Media Inc., WPP PLC’s Media Innovation Group y Gannett Co.’s PointRoll, han incurrido en la misma actividad de espionaje.

En su defensa, Google ha comunicado oficialmente que el navegador Safari bloquea por defecto las cookies de terceros, por lo que para habilitar las funciones del botón +1 (Me Gusta) han utilizado una especie de vínculo temporal el navegador Safari y los servidores de Google Inc., lo cual le permite además saber cuándo los usuarios con cuentas en Google+, Blogger o Gmail se conectan a internet.

Sin embargo, en su defensa Google aclara que se ha programado estas cookies “para que la información que pasa entre el navegador Safari del usuario y los servidores de Google sea anónima”, agregando que lo que no esperaban era que el navegador Safari permitiera luego que “otras cookies de publicidad de Google se pudieran instalar en el navegador”, procediendo entonces a eliminar estas cookies de manera inmediata.

Desde el Center for Democracy and Technology (CDT) de los EE.UU dijeron en un comunicado que creían en la buena fe de Google, a la vez de estar muy sorprendidos de que esta nueva cookie podría escapar del “proceso interno y de supervisión de Google”; opinión que contrasta con la de John Simpson, director de la ONG Consumer Watchdog, el cual considera que los desarrolladores de Google Inc. mintieron al no explicarle a las personas cómo pueden proteger su privacidad y de este modo cancelar este tipo de publicidad dirigida.

En otras palabras, ha pillado a Google Inc. en su ejercicio de práctica hegemónica. Una vez más, queda demostrado que el supuesto servicio gratis de Google no lo es, en nuestro caso, la moneda con la que le devolvemos el servicio es con nuestra información personal, algo más valioso a día de hoy que cualquier precio en oro.

By