Internet » Noticias de última hora » Seguridad informática

Google acepta que robó datos a través de la red Wi-Fi

Marzo 13, 2013

Google Street View

Por lo menos en EE.UU. la compañía Google Inc. está dispuesta a aceptar que robó datos de los usuarios que estaban conectados a la red Wi-Fi, una vez que buscaba datos para su servicio de mapeo Street View.

Google ha aceptado además pagar la multa impuesta por las autoridades judiciales estadounidenses, la cual se eleva a unos siete millones de dólares (5,4 millones de euros), por recopilar toda esta información privada sin previa autorización de los usuarios afectados, y lo peor, sin que éstos lo supieran.

Sin embargo, los responsables de Google no reconocen el haber cometido delito alguno, a pesar de que estos datos fueron literalmente robados a los usuarios de la red Wi-Fi afectados. Hasta ahora, esta ha sido la mayor multa de la historia de la compañía que ha tenido que pagarle a un Gobierno, una sanción que según se ha podido conocer, se aplicará en 38 estados.

Por otra parte, los responsables de Google se han comprometido a destruir toda la información recibida de manera ilegal, la cual fue recepcionada entre los años 2008 al 2010. Se dice que entre los datos recibidos por los equipos de Google hay correos electrónicos, contraseñas y demás datos que se transmitían a través de redes Wi-Fi poco seguras.

“Los consumidores tienen el derecho a proteger su información personal y financiera, evitar un uso inapropiado y no deseado por empresas como Google”, declaró el Procurador General del Estado de Nueva York, Eric Schneiderman, agregando más adelante que este acuerdo “resuelve los problemas de la información privada y protege los derechos de las personas cuya información ha sido recogida sin su permiso”.

Por su parte, desde Google se han comprometido a no recoger más datos, fundamentalmente  fotográficos, sin previo aviso y sin contar con el consentimiento de los usuarios de las redes Wi-Fi de las zonas que piensan registrar.

Intentando justificarse ante los afectados, desde Google han declarado que su propósito no era ese, por lo que han reforzado sus sistemas rápidamente para solucionar este problema: “El proyecto nunca quiso estos datos, no los ha utilizado, ni siquiera los ha mirado”.

By