Facebook » Internet » Noticias de última hora » Redes sociales

¿Tiene Facebook derecho a espiarnos?

julio 13, 2012

En la red social Facebook.com se lee todo lo que escribimos, por lo menos en nuestro chat personal. No lo hacen humanos, sino un software encargado de buscar comportamiento sospechoso relacionado con la actividad sexual (acoso) en un público muy sensible, en este caso menores de edad. La medida es en apariencia un acto preventivo que intenta evitar delitos de índole sexual; sobre todo, combatiendo la pedofilia y frenando las actividades de los depredadores sexuales dentro de esta red social.

Recientemente se dio un caso que ha saltado las alarmas de muchas comunidades de protección a la privacidad personal en la red. Tal y como ilustra el diario Mail Online, los chats de Facebook son monitoreados y se le informa a la policía local cualquier comportamiento sospechoso relacionado con la actividad pedófila. Este diario pone de ejemplo de ello un caso en Florida que ilustra el funcionamiento de esta política de vigilancia de Facebook.

El día 9 de marzo de este año, los vigilantes  del software de Facebook descubrieron algo sospechoso: un hombre de unos 30 años había tenido una conversación con contenido sexual con una niña de 13 años. Según se pudo extraer de los documentos espiados, en este caso de la conversación por chat, la niña y el supuesto depredador sexual acordaron verse después de clases al día siguiente. Una vez confirmadas ambas identidades, los responsables de Facebook dieron parte a la policía.

De este modo las autoridades policiales de Florida tomaron el control del ordenador del hombre denunciado por los administradores de Facebook, y se procedió a su arresto al día siguiente. Evidentemente, el hombre detenido se declaró inocente y no acepta los cargos que se le imputan, en este caso presunto acoso sexual a menores y más.

Hasta aquí todo bien, ¿verdad? Pero ahora comienzan los cuestionamientos legales. ¿Tiene la compañía Facebook Inc. el derecho a espiarnos, a leer todo lo que escribimos en nuestras conversaciones aparentemente personales? ¿Está respaldada legalmente esta intromisión de los administradores de Facebook en las conversaciones de sus usuarios? ¿Se nos informa, desde un primer momento, que estas conversaciones son monitoreadas y que el uso de ciertas palabras o frases puede hacer saltar las alarmas y que incluso la policía puede llegar a detenernos? Intentemos reflexionar.

Primero: En mi opinión, creo que la compañía Facebook Inc. no tiene ningún derecho para leer los mensajes que yo o cualquier otro usuario de esta red social escriba tanto en el muro de la cuenta personal como en el chat. Nunca debemos dejar de olvidar que Facebook Inc. es una empresa privada, que cotiza en bolsa, que necesita tener beneficios, y su cara visible (Facebook.com) es el escenario donde se concentran muchas fuerzas y muchos intereses.

Además, Facebook no es una entidad policial y mucho menos judicial, ni su objeto social está diseñado para que se espíe a los usuarios, por lo que la recepción que se haga de los datos de sus usuarios puede ser utilizada para muchos fines, incluida la rentabilidad de la compañía, todo ello asociado a la venta de publicidad o la venta de datos personales a terceros. El hecho de que se quiera combatir el acoso sexual en su red (o la pedofilia) no le ofrece autoridad (ni moral ni jurídica) para registrar los mensajes de millones de personas que se conectan a esta red. ¿Cuántos casos de pedofilia se han descubierto con este método? ¿Somos todos sospechosos de ser delincuentes sexuales por el mero hecho e der mayores de edad?

Segundo: Desconozco el caso particular de las leyes en EE.UU y otros países, pero en el caso concreto de Europa, por lo menos en España, una empresa para ejecutar este ejercicio de vigilancia social debe de estar autorizada por los respectivos órganos competentes y, lo más importante, se le debe deicr a las personas que están entrando dentro de un territorio vigilado, da lo mismo que sea un radar en una carretera (donde se le avisa al conductor de la presencia del mismo y se le pide disminuir la velocidad) o como si se transita por alguna zona peatonal, edificio u otra área urbana vigilada por cámara. En este último caso debe ubicarse en un lugar visible una señalización en la que se le alerte a la persona que está en una “Zona Videovigilada”, todo ello regido por la ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos.

¿Aparece algún mensaje en el que se nos dice que la conversación que vamos a mantener en el chat de Facebook va a ser monitoreada? Creo que no, y si me equivoco que alguien me corrija, pero como usuario del chat de Facebook nunca he leído algo parecido, otra violación, porque en el caso de que exista tal mensaje, éste debería estar en un lugar visible. Y no lo está. Por lo tanto, al menos en territorio español, Facebook viola (con esta actividad) dicha ley de Protección de Datos. ¿Me equivoco?

Tercero: La responsabilidad es nuestra, por no denunciar. Se pudiera argumentar, cuando llegamos a Facebook.com entramos en territorio privado, de hecho ellos dicen que todo lo que se escribe o publica en su red es de su propiedad, pero no es así, porque a pesar de que internet se ahoga en un terreno intangible, nos conectamos desde territorios geográficos reales, y estos territorios nacionales tienen sus leyes y quienes las violan tienen que pagar por sus faltas, aunque sea por el bien común, como la lucha contra la pedofilia.

El ejemplo lo tenemos en el caso particular de la compañía Google Inc. la cual ha tenido que asumir sus responsabilidades por violar el derecho a la privacidad de aquellos usuarios que han utilizado el navegador Safari desarrollado por Apple Inc. Y ahí están todavía envueltos en su proceso judicial.

¿Y qué papel nos queda a nosotros los usuarios? Antes que nada denunciar, hacer ver que estas prácticas son ilegales, no importa el cómo lo hagan, el por qué lo hagan y cuantos softwares,  filtros y anonimatos utilicen para ello. La esencia es una: nos vigilan y no se nos informa de ello. Debemos exigir transparencia, que se le permita a terceras empresas fiscalizar qué se hace con esa información, cómo se guardan esos datos (porque esa es la otra, existe el riesgo de un robo por parte de un hacker o grupo de hackers de dicha información) y de qué manera de recepcionan los mismos.

Pero todo esto es muy difícil, no imposible pero sí difícil. Por lo tanto, mi recomendación es que cuando entremos en Facebook, o cualquier otra red social o servicio de internet, seamos sensatos, tengamos siempre presente que esta información que dejemos en la red ya no va a ser personal, porque de un modo u otro será consumida por terceros, de manera legal o ilegal. Por lo tanto, hay que tener cuidado con lo que se escribe, con la foto o el vídeo que se publica. A día de hoy, y como están las leyes, en internet no hay privacidad posible, y muchas de estas empresas no dudarán nunca de utilizar cualquier herramienta para ser productivos y rentables.

Para salvarnos de ello, la única solución que se me ocurre es ser prudentes y actuar con sentido común, conscientes de todos los peligros que envuelve la red. Pedirles que dejen de utilizar Facebook sería la mayor estupidez que haga, por lo tanto sólo les recomiendo estar alertas. El Gran Hermano hace mucho tiempo que llegó.

By