Comercio nuevas tecnologías » Noticias de última hora » Redes sociales » Seguridad informática

EE.UU. estudiará su política de espionaje online

junio 13, 2013

Barack Obama presidente EE.UU.

Evidentemente las grandes compañías tecnológicas como Google Inc., Facebook Inc., Microsoft Corporation, Yahoo! Inc. y Twitter Inc. han quedado puestas en entredicho de cara a sus usuarios, después de que se conociera que las autoridades federales de EE.UU. tenían acceso a los mensajes y demás datos personales de sus usuarios, sobre todo lo que residen fuera del territorio estadounidense.

Ante tal evidencia que compromete la imagen pública de estas compañías tecnológicas, sobre todo se pone en duda su capacidad de velar por la privacidad de sus usuarios, el Gobierno de EE.UU. ha accedido a sentarse a dialogar con las empresas afectadas y, hasta cierto punto, complacerlas en sus exigencias de hacer más transparentes estos programas de espionaje online.

Este nuevo cambio de política proveniente de la Casa Blanca está relacionado con una demanda que fuera presentada contra las autoridades estadounidenses por los abogados de las compañías afectadas. Actualmente, el Departamento de Justicia estudia el contenido de dicha demanda, con la intención de darle curso y negociar una salida que satisfaga los intereses de todas las partes implicadas.

 Los abogados de las compañías Google, Facebook, Microsoft, Yahoo! y Twitter han querido dejar constancia de la preocupación de sus representados, sobre todo por el propio carácter secreto de sus programas de espionajes, exigiendo un cambio en la legislación vigente que permita hacer más transparente este proceso de recolección de datos de sus usuarios.

Ante la opinión pública, existe la sensación de que estas grandes compañías tecnológicas han traicionado a sus usuarios y les han facilitado sus datos y mensajes privados a las agencias de investigación de EE.UU., una imagen que preocupa a los directivos de estas compañías: “Google no tiene nada que esconder”, decía un responsable de la compañía en asuntos legales, intentado de este modo justificar su política de privacidad y desviando la atención hacia las autoridades estadounidenses.

En el caso de los responsables de otras compañías como Yahoo!, estos se han manifestado igual ante la necesidad de más transparencia en este proceso: “Reconocemos la importancia de la privacidad y de la seguridad, pero también creemos que la transparencia ayudará a generar confianza en el público”; por su parte, desde Microsoft se lanzaba otra voz de alarma: “la transparencia ayudará a que la comunidad entienda y discuta estos importantes asuntos”.

En respuesta a este enfado generalizado de las grandes compañías tecnológicas, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, reconoció que la administración de Obama reconoce este malestar, por lo que están tratando de hallar una solución conjunta que sea capaz de permitirles mantener una vigilancia a los actos terroristas sin necesidad de que se repitan escándalos como el que ha tenido lugar en estos últimos días.

El Gobierno pide más colaboración a estas grandes empresas de internet, aunque reconoce que las mismas constituyen uno de los elementos básicos de la actual economía de la nación. Por lo tanto, habrá que actuar intentando equilibrar varios intereses colectivos, entre los que se encuentra el de la seguridad nacional por un lado, y el de la responsabilidad de las empresas y la seguridad de los datos de sus usuarios por el otro.

De momento el debate está en la cuerda floja, habrá que ver con el paso de los días hacia dónde se inclina la balanza, si a favor del Gobierno o a favor de los propios usuarios.

.

.

By