Comercio nuevas tecnologías » Hackers » Internet » Noticias de última hora » Redes sociales

Megaupload y la Guerra de las Galaxias: el ataque de los clones

enero 20, 2012

Ya lo dijo la gran sabia de todas las webs, Wikipedia, esta lucha recién acaba de comenzar; y para demostrar que es así, más de 10.000 páginas webs en EE.UU se pusieron de acuerdo para protestar contra los proyectos de ley Stop Online Piracy Act (SOPA) y Protect Ip Act (PIPA) el pasado día 18 de enero, creando lo que se conocerá como la primera gran movilización virtual de la historia de internet.

Pero el gobierno de Barack Obama, que había hecho declaraciones en contra de un recorte de las libertades de los internautas que se proponen en ambas leyes, SOPA y PIPA, ha sorprendido a medio mundo con la hollywoodense puesta en escena de los armados del FBI tratando de detener a unos peligrosos terroristas del copyright al mando de Megaupload, los cuales se han enriquecido, durante mucho, pero mucho tiempo, de los derechos de propiedad intelectual de George Lucas y toda su saga de la Guerra de las Galaxias, o ex gobernador de California Arnold Schwarzenegger (que gracias a Dios lo siguió los pasos de Ronald Reagan), entre otros miles de infelices inversores de la gran industria del embobecimiento (entretenimiento, perdón) que ahora dicen sentirse afectados a causa de las descargas; pero si se están muriendo de hambre los muy pintos, con música de navidad incluida, la cual (por cierto) se podía descargar desde Megaupload. Yo lo hice.

[Ver además Los usuarios de Megaupload podrían perder definitivamente sus archivos]

El cierre de Megaupload ha sido todo un espectáculo circense, hecho a la medida del entretenimiento, como les gusta a los chavales de Hollywood, hombres disfrazados de soldados universales (esta vez sin Jean-Claude Van Damme) y que portan lo último de tecnología de comunicación, vaya, como si fueran otra vez a Irak. A ello hay que añadirles que su procedimientos siguió las mismas pautas de las películas que se estrenan los viernes, pero esta vez sin tiros ya que los enemigos a derribar, los malos que administran Megaupload, a fin de cuentas no eran tan terroristas como nos lo pintan los medios de prensa, son gente tan normales como tú y como yo, lo único que los diferencia es que tuvieron una idea original, que la pusieron en práctica y que le han sacado un pastón.

Como bien leía, de lo tanto que se ha publicado hoy sobre el cierre de Megaupload, este en sí no era un sitio dedicado a promover las descargas ilegales, esa es la lectura que desean nos comamos todos como un Burguer, pero la verdad es que Kim Dotcom o Kim Schmitz, como más les guste, tuvo una idea con Megaupload que se adelantó al modelo de negocio que inevitablemente llegará en el futuro: lo que hoy llamamos con todo bombo y platillos Cloud Computing (Computación en Nube) y que ya nos lo vende Apple, Microsoft y Google, entre otros copiadores, ya tenía su génesis allá por el lejano año 2005, fecha de apertura de este tipo de servicio.

Como bien nos recuerda Manuel M. Almeida en sus reflexiones sobre el cierre del Megaupload, y que a su vez se alimenta de la definición de Wikipedia, este sitio web lo que ofrece es un servicio de alojamiento de archivos, por lo tanto no es un portal pirata, ya que no son ellos los que suben los archivos, sino los usuarios de Megaupload que a su vez se hacen de un link que les permite compartirlo con otros usuarios de la red, y eso es lo que hacen compartir contenido entre todos aquellos que tengan interés en ello.

¿Pero yo me pregunto: dónde está la alternativa legal a Megaupload? ¿Qué me ofrecen a cambio los dueños de esta industria del cine y la música? ¿Por qué si yo desde mi casa puedo ver una película en pantalla grande, con sonido 5.1. e incluso en 3D, tengo que ir precisamente al cine a gastarme unos duros? Volviendo a los comentarios de hoy, en este caso el de Enrique Dans:

¿Se va a vender más música o va a ir más la gente al cine porque se haya cerrado Megaupload?

Lo dudo, como dice la canción, lo dudo…

Se dice, en el argumento de la acusación a Megaupload que hasta cierto punto intenta justificar la actuación cinematográfica del FBI, que esta web ocasionó al sector del entretenimiento una pérdida de 500 millones de dólares (386 millones de euros), pero la verdad es que si se hubieran puesto las pilas hace ya unos siete años atrás, cuando apenas comenzaba este negocio de archivar contenido en la nube, quizá hoy su visión de este tema sería distinta: si se hubieran dado cuenta, hace mucho tiempo, que la gente se ha vuelto selectiva, que ya el concepto tradicional de un disco no sirve para nada, que la gente se engancha a un tema, una canción, un vídeo musical, o lo que es lo mismo, la venta especializada y centrada en un producto único, entonces habrían recuperado una parte de esos 500 millones de los que hablan que les ha robado Megaupload. La verdad no sé por qué Lady Gaga se empeña en contradecir a la industria y siempre cuelga sus nuevas canciones, gratis, en YouTube.

Pero vuelvo otra vez al inicio, como dijera Wikipedia esto apenas ha comenzado. El cierre de Megaupload ya ha tenido sus primeras reacciones inmediatas, y vendrán más, como era de esperar, el colectivo de hackers Anonymous ha respondido con un ataque a aquellas páginas y sitios webs que han colaborado con esta operación que concluyó con el cierre de Megaupload. Tal y como hemos podido conocer, los sitios afectados con este ataque de Anonymous han sido justive.gov, copyright.gov, fbi.gov, hadopi.fr, bmi.com, riaa.com, mpaa.org y universalmusic.com.

El concepto de la Operación Megaupload se justifica en este mensaje de sus autores:

Nosotros, Anonymous, hemos lanzado el ataque más importante contra sitios web del gobierno y la industria del entretenimiento. ¿El FBI no pensó que recibiría esto? Debieron esperarnos.

La guerra ha comenzado, la red está más que activa y, como en la Guerra de las Galaxias se habla del ataque de los clones, el cierre de Megaupload permitirá que se abran otras opciones como ya ocurrió con el cierre de Napster en el 2000; pero de momento aún quedan otras opciones: Dropbox, Fileserve, Box, SparkleShare… Y cuando se hayan agotado judicialmente estas alternativas, vendrán nuevos ensayos a la red, la mente humana es infinitamente creativa.

Antes de terminar, quiero dejarles una pregunta a modo de reflexión: Si por alguna casualidad los magos de la industria del entretenimiento decidieran darse cuenta que el negocio futuro está en la nube, y que las cuentas Premium son la alternativa a la venta online, ¿no estarían robando la idea de negocio que tanto éxito le ha dado a Megaupload? ¿No podría Megaupload reclamarles el derecho de propiedad intelectual? ¿Qué creen ustedes?

Y un ejemplo más de lo rápido que se mueve la inventiva en la red, aquí les dejo este curioso vídeo intertextual en el cual Adolf Hitler se enfurece por el cierre de Megaupload, la gente disfruta de internet, compartir, y esa libertad ya ha llegado, nunca morirá, por muchas leyes que se intenten aprobar. He aquí el genial vídeo.

 .

By