Comercio nuevas tecnologías » Noticias de última hora » Telecomunicaciones

Apple vs. Samsung: ¿veremos el juicio del siglo?

agosto 1, 2012

Quizá desde el punto de vista del espectáculo hollywoodense pudiéramos decir que sí,  que el nuevo enfrentamiento en los tribunales de San José, California, de las dos compañías rivales Apple Inc. y Samsung Mobile, formaría parte del espectáculo en el que dos púgiles han ido alimentando una gran pelea que al final pudiera llegar a realizarse.

Y es que el gran juicio en el que se enfrentarán Apple y Samsung tiene mucho de pelea de boxeo y de espectáculo de feria, además de drama cinematográfico. El argumento es el mismo de todos estos últimos años: las acusaciones mutuas acerca del uso indebido de patentes, las copias de sus prototipos y las ganancias recibidas indebidamente. Es el círculo vicioso, Apple acusa a Samsung y a la vez Samsung responde acusando a Apple: ¿quién copia a quién?

El juicio se inició el pasado lunes y hoy se celebra la tercera sesión del mismo. Ayer le tocó el turno al abogado de Apple, Harold McElhinny, el cual acusó a Samsung de no diseñar sus propios modelos de teléfonos móviles y, en vez de ello, se dedicó a copiar a su compañía representada: “Samsung tenía una opción. Samsung podía diseñar sus propios modelos, podía vencer a Apple de manera justa en el mercado. O podía copiar. Es más fácil copiar que innovar”.

Para ilustrar su exposición, McElhinny presentó los antiguos prototipos de los teléfonos móviles de Samsung del año 2006, comparándolo más adelante en su exposición con los actuales modelos de la gama Galaxy, rematando su alegato final defendiendo el derecho legítimo de Apple a reclamar lo que consideran un robo a su propiedad intelectual: “debe defender sus derechos cuando alguien le roba su propiedad”, sentenció.

Y dentro del marco de esta disputa, también le llegó el turno al abogado de Samsung, en este caso a Charle Verhoeven, el cual ofreció la visión diferente de su compañía representada. Verhoeven sostuvo que no se debe confundir éxito comercial con invención de algo; por lo tanto, muchas de las características que se exhibieron con los modelos del iPhone y del iPad ya habían sido creadas con anterioridad.

Sin embargo, lo más interesante de todo este conflicto entre ambas compañías es que se han podido ir conociendo ciertos secretos que hasta ahora eran de consumo interno, sobre todo relacionados con la compañía de Cupertino, muy dada al secretismo y a ocultar sus prototipos; de hecho, ya se han tenido que revelar datos financieros (como que el iPad le sale menos rentable a Apple que el iPhone) o se han tenido que mostrar ciertos prototipos de diseños de sus iPhone e iPad, que en otras condiciones nunca se hubieran visto, por lo menos de manera pública.

 Pero esta nueva guerra en los tribunales entre Apple y Samsung no es nada nuevo en los tribunales, experiencias como estas ya se han vivido en Australia, Corea del Sur, Alemania y el Reino Unido. Y la verdad es que no se trata tanto de una lucha por el uso o no de ciertos modelos y patentes, sino de una puja abierta por dominar la cima del mercado de la telefonía móvil.

Al parecer, a los ejecutivos de Apple no les ha gustado asumir cómo su antaña hegemonía se ha visto invadida por la popularidad de los productos de Samsung: 50,2 millones de teléfonos móviles vendidos (32,6 por ciento de cuota de mercado global) frente a 26 millones de unidades vendidas por parte de Apple (16,9 por ciento de cuota de mercado global), según los datos revelados por la firma de análisis de mercado de nuevas tecnologías IDC.

By